ex_dones, el eslabón perdido entre el feminismo y el esperpento: 11-sep-2008

jueves, 11 de septiembre de 2008

¿qué fue de tania head? IN MEMORIAM

Hoy me acuerdo de ella más que nunca. ¿Dónde estarás, Tania? Aquel inolvidable 11S -inolvidable sobre todo para los abandonados prisioneros de Guantánamo, para toda la población afgana e iraquí arrasada sin tregua desde entonces-, aquel inolvidable día tú y yo estábamos sentadas en nuestros respectivos sofas y los helicópteros sobrevolaban Barcelona igual que hoy, cómo todas las Diadas. El zumbido incesante del cielo era la banda sonora perfecta para aquellas imágenes de las torres desplomándose que presenciábamos las dos al mismo tiempo: parecía el fin del mundo.

Tú fuiste valiente, Tania. Cogiste un avión rumbo al centro de la tragedia televisada y, desde aquel día, dejaste de ser la secretaria gorda y freak que inventaba historias. Hasta te rebautizaste con nombre de stripper. Todos te creyeron, narrabas el horror de las torres mejor que nadie. Por eso presidiste durante seis maravillosos años la asociación de supervivientes, por eso fuiste portavoz incansable de quienes sí estuvieron allí pero a lo mejor no tenían la gracia, la pulsión narrativa y conmovedora que tú siempre tuviste. Por fin te escuchaba todo el mundo.

Hasta que un 27 de setiembre de 2007 destaparon la verdad de Tania Head, supongo que ya no te necesitaban. Entonces comenzó la humillación pública y pasaste de ser una afable heroína a una gorda impostora. Todas tenemos derecho a ser lo que inventemos de nosotras mismas Tania, yo estoy contigo y con la Agrado de Todo sobre mi madre. No hacías daño a nadie. Cómo debes echar de menos a Dave, aquel novio con el que estabas a punto de casarte, que murió sepultado en la torre sur y que nunca tuviste.

Yo también fui una niña freak que insuflaba su rareza de fantasías y mentiras. Después, en la facultad de periodismo, me enseñaron a revestir de veracidad las invenciones legitimadas, a suscribir las perversas fabulaciones del poder. Trataron de inculcarme sin suerte la falacia de la objetividad. Ya era demasiado tarde para mí. Aunque la mentira es un monopolio del que nos han excluído al crecer, querida.

Hasta que encontraste tu oportunidad.

Hace años se descubrió también que el superviviente de los campos de concentración nazis que presidió durante tres décadas la asociación en Catalunya no era tal superviviente. Yo les entiendo, En un mundo dónde ser víctima de primera clase es tan jugoso, ¿por qué no mentir? ¿Se conoce algún caso de alguien que se haya hecho pasar por superviviente de la guerra de Angola, de las masacres de Ruanda, de los monzones de Bangladesh, de los campos de trabajos forzados franquistas, de la violencia machista en cualquier parte del mundo? No tiene sentido fingir haber sobrevivido a estas catástrofes de quinta fila para el Orden Victimario Hegemónico Internacional, a una no le harían ni puto caso, no sacaría tajada alguna de ello. Cómo mucho, una noticia breve de estas que rellenan la recta final del telediario.

Hasta el cantante ecuatoriano Delfín se apuntó a la moda: inolvidable videoclip de terror andino, con su amorsito que trabajaba en torres gemelas. (Él se pregunta todavía hoy, igual que yo: quién lo hizooooo, y por qué lo hizooooo).

Tania, Alicia, como te hagas llamar ahora. Yo te hubiera dejado seguir explicando a todas las turistas morbosas del mundo el horror de las torres. Y hablando de embustes, ¿no inventó y utilizó el pentágono el caso de una niña kuwaiti herida por las tropas de Sadam para invadir Irak en la primera guerra del Golfo? ¿Han sido juzgados o humillados por ello? ¿Acaso no hay dudas razonables desde el primer momento sobre la autoría del atentado de las torres gemelas? ¿Sólo tú mentiste?

Tania, tú sólo diste al mundo lo que se merecía.