ex_dones, el eslabón perdido entre el feminismo y el esperpento: isabel y la furia médi-áti-ca

martes, 25 de septiembre de 2007

isabel y la furia médi-áti-ca


El mundo televisado arde estos días por las fotos de una campaña publicitaria que ha osado exhibir en las calles italianas el cuerpo famélico de Isabelle Caro, esta chica que sonríe y mira a la cámara dulce y segura. La campaña reza "no anorexia" y va firmada por el siempre polémico (habitual de benetton) Toscani. Vaya lata, otra vez aguantar los cacareos de médicos, madres de enfermas, publicistas y tantas putas mediáticas,...
Este verano volví a leer el artículo de la doctora Paloma Gómez en el libro "Piel que habla" (Icaria). Hace cinco años tuve la suerte de conocer a esta mujer, viajé a Valencia para entrevistarla para un reportaje que estaba preparando sobre trastornos de la alimentación. Sus palabras lo empaparon todo y ya no he vuelto a creerme nunca más casi nada de lo que oigo sobre esta enfermedad con la que al sistema médico le encanta tratarnos a todas las mujeres como a estupidas.
La presidenta de una asociación de madres contra la anorexia ha dicho en Italia: esa chica tenía que estar hospitalizada, no posando por ahí para campañas de publicidad. Paloma denuncia que ningún enfermo recibe un tratamiento tan humillante y violento como el que se dispensa a estas chicas. Encierro, alimentación forzosa, correas al rededor del cuerpo. Y, sobre todo, quedan desautorizadas por sus madres, por los médicos, por los masa media, para explicarse a si mismas. La escusa es siempre la misma: ellas son unas manipuladoras natas y tremendamente tozudas, por eso son capaces de mantener su ayuno durante años contra viento y marea.
Estos brutales tratamientos empezaron a ser aplicados en el siglo XIX y los mismos médicos reconocen que no funcionan, que las chicas empeoran ante tanta represión. Paloma dice que los médicos varones -por que las eminencias en esta materia son hombres- se sienten muy desafiados ante la fuerza de voluntad de una mocosa. Porque algo está claro, se trata de mujeres de inteligencia sobresaliente. Como Isabelle, que anda por ahí posando y exhibiéndose porque tiene una formación apabullante. Es licenciada en arte drámatico, profesora de teatro, patinadora artística de competición, bailarina clásica, su experiencia sobre el escenario es tan extensa que cuesta creerse que sólo tenga 27 años. Y dice que está harta de esconderse, que sufre por su enfermedad, que ha conseguido estabilizarse aunque a penas coma, pero que no quiere recluirse ni que la encierren.
Se muestra sensual frente a la cámara en una playa, ironiza sobre su delgadez extrema posando en contrapicado con los ojos pintados de rojo, se retrata en el bosque como un duende esquivo. Dice amar la naturaleza, los días de sol y que sus ganas de vivir son inmensas. ¿Por qué compadecerla, por qué tratarla como a una tarada?
Los primeros casos de anorexia nerviosa datan del siglo I dc en el imperio romano. Fueron recogidos por Metrodora, una médica que ya entonces esbozó los rasgos que serían aplicables hoy. Durante la edad media muchas aspirantes a monjas que sus familias querían casar a toda costa practicaron el ayuno permanente. Durante el siglo XIX en la Inglaterra victoriana la anorexia se extendió como una plaga entre las jóvenes casaderas. Así que esta "verdad" que nos cuentan de que las mujeres, tan flojas e influenciables, dejamos de comer para emular a las top-models se desmorona revisando un poquito la historia. Porque, que yo sepa, el módelo de belleza femenina del siglo XIX aplaudía las carnes y Kate Moss no tiene dos mil años.
Paloma Gómez asegura que la anorexia nerviosa es una rebelión contra la feminidad impuesta, contra el mandato que encadena irremediablemente a las mujeres a la maternidad y al cuidado de los otros. Otro dato interesante: la anorexia sólo se da en sociedades cristianas. Ni las mujeres musulmanas, ni las japonesas, ni las judias residentes en paises de mayoria cristiana, desarrollan anorexia. Interesante.
Muchas santas fueron anoréxicas, pero no para ofrecer su martirio a dios. Cuando el padre y la madre de una de estas jovencitas, siendo todavía niñas, pretendían casarlas con un hombre al que ni conocían, ellas dejaban de comer. Así su cuerpo se secaba, no tenían tetas ni muslos para cobijar los futuros vastagos de sus esposos, desaparecía su menstruación. Ya ningún hombre las quería desposar porque no podían engendrar ni cuidar a nadie. Como Santa Agueda le ofreció sus tetas rebanadas a su padre y le dijo: ahora cásame. Como órdenes enteras de monjas se cortaban la nariz para vivir traquilas en sus conventos alejadas de las ciudades y ahuyentar a los violadores. ¡Me encanta imaginármelas felices, sin ningún hombre que las molestase, cuidando su huerto! Seguro que ellas se encontraban atractivas, la monstruosidad como vía de escape.
Lo que las mujeres hemos llegado a hacer para librarnos de la autoridad masculina y trazar nuestro destino nunca dejará de sorprenderme.
Por eso molesta ver a Isabelle desnuda, confiada. Ninguna mujer va a dejar de alimentarse por ver estas fotos. Y quizá algunas anoréxicas tengan un ejemplo positivo de alguien que padece el mismo trastorno que ellas y que intenta vivir con dignidad y esto les ayude a combatir toda la victimización brutal que se les dispensa. Nadie mejora si se le trata como a una imbécil.
Ella mira a la camara y sonríe: existe. Con su formación de superdotada, con su amor a la naturaleza, con sus miedos, con sus ilusiones. Como cualquiera.

7 comentarios:

Blogger Diana ha dicho...

magnifica reflexion! muy bien plantear el tema de la anorexia de ese modo, no son monstruos imbeciles tratando de llamar la atencion ni ninyatas que quieren parecerse a toda costa a las top models. Hay mucho mas que esas tribialidades detras de la anorexia. Me ha encantado saber que solo sucede en las sociedades cristianas, aunque no me extranyaria nada que tambien se diesen casos en las musulmanas.

Estuve viendo una pagina web hace poco que me dejo impresionada por lo terrorifica que es (al loro con la musiquita roolo Carrie), aqui dejo el link www.anaymia.com

tambien si pones "ana y mia" en el google te sale un monton de info, blog de chicas con anorexia o bulimia, un universo aparte.

Besitos (disculpas por los acentos, este puto teclado gringo no tiene)

Diana

28 de septiembre de 2007, 14:46  
Blogger helen ha dicho...

la lucha por el control de las necesidades más básicas -comer, dormir, follar- es tan antigua como la humanidad... sidharta, para demostrar su poder de control de sí, decía: "sé pensar. sé esperar. sé ayunar". qué nos incoModa en la anorexia? la acción? o el sujeto de la acción?

3 de octubre de 2007, 10:57  
Blogger Getzsemane ha dicho...

He llegado de casualidad a tu blog, y me acabo de quedar alucinadísima.
Tanto que le voy a linkear y recomendar exaustivamente entre amistades varias.

Increible reflexión sobre esta disfunción alimentaria.
No se muy bien qué opinar sobre ella, ya que mi punto de vista se debe a mi experiencia personal que me situa en el lado opuesto (y nunca mejor dicho) de la balanza.

Creo que nadie tiene que ocultarse, ni dejarse avasallar de ninguna manera. Ella ya está hacendo lo que cree necesario para ser feliz y estar a bien consigo misma ¿No? Pues a le, los demás no pintamos mucho ahí. Quiero decir... ella está sana ¿no? Su corazón bombea sangre, sus músculos la sostienen, su colesterol es el adecuado... Si está sana qué tiene que importarle al mundo que pese 30 kg o 120... No se... es meterse donde a la gente no le llaman.

Pero si es solo por revelarse contra la cultura dominante de madre y esposa... Hay muchas otras formas...

Bueno, dejo de divagar ya.

Un saludo.

3 de diciembre de 2007, 7:11  
Blogger ésta ha dicho...

me voy a volver fan de este blog...

3 de agosto de 2008, 12:54  
Anonymous contactos con chicas gratis ha dicho...

Contactos adultos para citas con chicas, gays ,lesbianas heterosexuales en busca de diversión, Sexo Adulto Conoce gente para sexo gratis
http://www.adultsexdating-net.com

7 de febrero de 2013, 9:18  
Blogger Salo Nv ha dicho...

Hola!
He buscado textos de la dra. Paloma Gómez en digital y no los he conseguido... al parecer vos sí!
Podrías facilitarme alguito?

16 de abril de 2014, 14:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Este análisis es tan superficial e inútil como los mainstream que critica. Como ex-anoréxica sé de lo que hablo. Desde luego las anoréxicas no somos imbéciles, de hecho la mayoría poseen una gran inteligencia, pero no podemos olvidar que se trata de una enfermedad psiquiátrica y que cuando la padeces no lo haces voluntariamente. Los casos que se describen son más parecidos a una huelga de hambre que a alguien que padezca anorexia de verdad. Además, si bien es cierto que no es una enfermedad nueva, el creer que los medios de comunicación no la han agravado y que muchas chicas no caen en ella debido a los modelos de belleza actuales, es una visión de la realidad tan falsa como decir que solamente las pasarelas y las marcas de ropa son la causa.
La anorexia conlleva en la mayoría de los casos un trasfondo psicológico muy complicado, y la principal característica es una falta de autoestima brutal. Además muchas veces va acompañado de algún tipo de suceso traumático, infancia complicada, etc. Es cierto que la anoréxica no es superficial y lo único que le importa es la imagen como muchas veces se piensa, sino que tiene una gran herida psicológica, en el amor propio en la mayoría de los casos, y busca la perfección exterior porque es lo único que cree que puede controlar, pero su objetivo es sentirse querida. Cuando pasas más de 24h sin comer y logras vencer al hambre, se experimenta una sensación de poder y control; sin embargo eso es justo lo que pierdes, llega un momento en el que dejas de controlar por completo la situación, es la enfermedad la que te controla a ti, casi como un ente adherido a tu mente que te dice constantemente que no puedes comer. Que no me intenten vender el cuento de las anoréxicas como heroínas feministas porque es eso, un cuento.

Y me siento profundamente decepcionada por esta visión de la enfermedad precisamente porque yo soy feminista. El feminismo fue mi arma contra la enfermedad cuando lo descubrí, por desmontar el ideal de belleza que tenía pero sobre todo porque me ayudó a empoderarme, a desear ser yo misma antes que ser perfecta, a no intentar agradar a los demás a toda costa, a quererme tal y como soy.


Si queréis hacer algo por las anoréxicas seguid esa línea, no las mitifiquéis, porque estáis ofreciendo a las chicas que puedan padecerla una imagen de mujer poderosa, que es precisamente lo que ellas buscan muchas veces, y es totalmente falsa.

15 de marzo de 2016, 20:11  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal